Arriba
Image Alt

Jessie Cervantes

¿Por qué somos adictos al celular?

Eduardo Calixto habló sobre la adicción al celular, algo que cada vez en más recurrente, no solo en la sociedad mexicana, sino en el mundo entero. El doctor partió con un artículo publicado por Asociación Estadounidense de Psiquiatría, el cual obtuvo que los seres humanos no somos adictos al celular.

“Hemos venido hablando que somos adictos a la tecnología, al celular, a la frecuencia y la actividad. Pero, está comprobado que los criterios para definirla como una adicción, no la cumple. Los niveles de gravedad que debemos tener para cierto tipo de adicción, droga, químico o actividad por el juego, no las cumple, por lo tanto, no podemos hablar de una adicción al celular, sino de algunas de las aplicaciones que podría dar el celular”.

El doctor destaca que somos adictos al internet, a las redes sociales y los procesos de comunicación, por lo que la adicción como tal al celular, no existe.

“Somos adictos al internet, tal vez al proceso de comunicación y de las redes sociales que se emanan de él. (La asociación) habla que prácticamente los adolescentes que inician entre los 12 y 13 años para tener un celular, ya presentaban datos del 10 al 20%, y en algunas otras investigaciones hablaban del 48%. Haciendo un análisis específico, ninguno de estos llegaba a reproducirse en diferentes partes del mundo. Quiere decir que la adicción como tal no existe para el teléfono celular”, comentó.

Aunque, es una herramienta de trabajo, existen tres puntos esenciales por las que tenemos cierta adicción

  • El primero. Un fuerte impulso interno que usa una sustancia para generar un deterioro al cerebro.
  • El segundo. Lo genera un proceso de prioridad sobre el uso o sobre la actividad de otras circunstancias, esto se ejemplifica cuando un celular se usa mucho tiempo pero no dejamos de comer por estar viendo esto.
  • El tercero. El daño que generó la sustancia es persistente y tiene sustancias negativas a corto y mediano plazo. “Si bien, nos cambia la atención, nos cambia el proceso de memoria, esto es un factor que no tiene”.

El experto sugiere recapitular este proceso, ya que el celular por sí solo no genera esta adicción. Aunque, destaca que algunos estudios sobre los juegos o aplicaciones sí generan adicción. “El teléfono celular bien utilizado, ayuda más de lo que puede perjudicar“.

En concreto, la adicción se genera por aquello que refuerza a lo que estoy solicitando.

“Al cerebro le gusta la información inmediata y reciprocidad. La comunicación prácticamente uno a uno y esto es lo que nos genera una adicción. Tenemos que somos adictos a aquellos que nos refuerza inmediatamente a lo que estoy solicitando, por eso tal vez el hecho de estar esperando una comunicación, está más relacionada a estos eventos”.

Eduardo Calixto cierra el tema con dos grandes recomendaciones

“Se recomienda mucho que el teléfono celular se dé joven a partir de los 14 años, se le explique y se tengan reglas en términos generales de cómo lo vamos a usar y qué es lo que vamos a cumplir. En adulto cuando ya nos empieza a afectar, cuando caminamos, cuando manejamos”.