Arriba
Image Alt

Jessie Cervantes

¿Qué ocurre con nuestro cerebro cuando nos obsesionamos por el trabajo?

Eduardo Calixto dio a conocer qué ocurre con nuestro cerebro cuando tenemos una obsesión por el trabajo, destacando que muchas personas consideran como una virtud, ser adicto a lo laboral.

“Activa áreas cerebrales que generan placer cuando estás trabajando, de tal manera que el proceso es un cambio natural de estas personas, es gradual, y como cualquier adicción, no terminan por desconectarse, son los clásicos amigos que se llevan la oficina por el celular y siguen trabajando, tarde o noche”

El doctor volvió a tocar un tema que previamente habíamos hablado, mencionando que el teléfono no genera adicción, aunque, en la mezcla con el trabajo, este es un material para poder alimentar esta adicción.

“La gran mayoría de nosotros estamos haciendo una labor. Volteas y dices ‘son las 12 de la noche, ya descansa, tienes que entrar mañana a las seis, ¿podrías dejar el teléfono a un lado?’ Entonces te das cuenta que estas son personas que les cuesta mucho despegarse del trabajo”.

Asimismo, destaca que hay un antecedente muy fuerte, y es que, entre los 7 y 14 años, si nuestros padres fueron muy duros con nosotros, o recibimos comentarios negativos de su parte, este proceso hace que las redes neuronales nos hagan más adictos al trabajo en la etapa adulta.

“Los individuos que son adictos al trabajo, tienen un aspecto interesante, y es que no disfrutan del éxito de su trabajo, lo minimizan y que además, están interpretando nuevos objetivos para poder involucrase. Quiere decir que una persona que es adicta al trabajo, está escondiendo algunas cosas y lo interesante es que estas adicciones no se ven”, comentó.

El experto destaca que tener un horario de trabajo muy elevado, nos puede generar grandes problemas de salud.

“Aquellas personas que trabajan más de 15 horas diarias, durante más de 50 días, tienen una probabilidad de generar una hemorragia o una enfermedad cerebral con mayor probabilidad de aquellas personas que trabajan 8 horas al día. Nos conviene analizar qué estamos haciendo con nuestro trabajo”.

Uno de los principales factores para la adicción al trabajo, es la necesidad de sentirse aprobado.

“Desde el punto de vista psicológico, las personas hacen estos procesos, porque entre los 7 y 14 años, fueron muy criticados, fueron comparados y además sus logros eran minimizados por los padres.